EFECTO KELLYS O EL ESTADO DEL MALESTAR LABORAL

las_kellys_bcn

Las recientes movilizaciones de los repartidores de Deliveroo en Madrid y Barcelona vuelven a poner encima de la mesa la precariedad laboral más salvaje. Y es que en el actual mercado  laboral se están dando toda una serie de  tensiones que hasta ahora estaban invisibilizadas pero que ya se proyectan abiertamente hacia el resto de la sociedad. Como ejemplo tenemos también el caso de las movilizaciones de las Kellys, las personas que trabajan en la limpieza de los hoteles.

La precariedad salvaje que reina en el mundo laboral del estado español está empezando a generar un nivel de cabreo generalizado importante, ya que la gran estafa de los emprendedores 2.0 y demás caraduras del s XXI viene a sumarse al mundo PYMES donde abunda la doble contabilidad, la evasión de impuestos y los más variados fraudes de ley. Se ha creado una especie de estado del malestar laboral que afecta a cada vez más personas.

En CNT tenemos la reciente experiencia de los captadores de las ONG. En Galicia nuestros compañeros y compañeras organizaron a las personas que trabajan para Médicos sin Fronteras, destapando un importante fraude de ley y un nuevo ejemplo de precariedad laboral de trabajadores y trabajadoras en sectores “novedosos”.

Es llamativo el hecho de que todos estos sectores (repartidores, kellys, captadores de ONG) representan a los olvidados y olvidadas del sindicalismo oficial. Son grupos de trabajadores y trabajadoras que por pura necesidad han buscado con mayor o menor fortuna una forma de organizarse para defender sus derechos. Y para visibilizar su situación.

Esta es la prueba irrefutable de que desde la postura de los Sindicatos clásicos (Comités de empresa, liberados sindicales, etc.) no se puede dar respuesta a una necesidad tan elemental para una cada vez más amplia capa de personas que están activas laboralmente. Y a su vez es la prueba de que es necesario llegar a una nueva fórmula sindical que sea capaz de recoger todas estas necesidades e inquietudes y convertirlas en una herramienta práctica y útil. Poco importan ahora la posiciones que puedan tener las cúpulas de los sindicatos oficiales; y sin embargo están destinadas a tener más peso las visiones de las personas que sufren la precariedad laboral y más si continúan estructurándose y organizándose para ganar eficacia en sus reivindicaciones y confluyen con el resto de trabajadores y trabajadoras que promueven la creación de un movimiento sindical diferente.

En el caso de los repartidores y repartidoras de Deliveroo, en Inglaterra, ya hace meses se integraron en el Sindicato IWW en el marco de la campaña por la creación de un sindicato propio (ver campaña Deliverunion).  Si se quieren llegar a convertir las peticiones de los diferentes grupos de trabajadores y trabajadoras que más sufren la precariedad en pactos de obligado cumplimiento, en algún momento habrá que afrontar el debate sobre las formas de organización, debate para que la CNT ya está preparada para aportar una visión y para el que, llegado el caso, podría proponer una hoja de ruta.

 

Más información:

Campaña Deliverunion

Los ‘riders’ de Deliveroo se plantan con sus bicicletas

Las Kellys emprenden nuevas acciones contra la externalización de su trabajo

Hola, ¿tienes un minuto para escuchar a un captador precario?

Si no consigues socios, no comes

[Compostela] Médicos Sin Fronteras condenada por discriminación

 

 

 

 

Anuncios